Merlot
Vino tipico de sudafrica

Vino típico de la región de Worcester

Industria vitivinícola sudafricana 2021

Love Akinkunle es redactora y editora de viajes y estilo de vida. Ha publicado artículos en Travel Noire, Fodor’s Travel y Lost in Lagos, entre otros. Pasó su infancia en numerosas ciudades africanas, como Johannesburgo, Dakar, Cotonú y Kano.

Cuando se trata de esta bebida, lo primero que uno piensa es en la campiña francesa, los valles de California o incluso las colinas de Sudamérica. Pero África también debería estar en el radar de todo entendido en vinos. En el norte del continente se produce vino desde la época de los fenicios, mientras que en el sur se elaboran cosechas propias desde el siglo XVI. Y otras partes del continente han despertado a la magia de la elaboración del vino en las últimas tres décadas.

Si desea conocer una buena gama de vinos sudafricanos, la región de Cape Winelands, en la Provincia Occidental del Cabo, es su mejor opción. El municipio comprende Stellenbosch, Paarl, Worcester y Franschhoek, donde encontrará algunas de las bodegas más notables del país.

Si dispone de tiempo y ganas de aventura, le espera un auténtico placer. Puede organizar su itinerario en función de la bebida que prefiera (tinto, espumoso, rosado o mezcla) o el alojamiento (piense en una granja vinícola tradicional o una gran finca de lujo).

Regiones vitivinícolas africanas

El distrito de Breedekloof es excepcionalmente diverso, con distintas variaciones de suelo, clima y topografía que permiten a la región producir una gran variedad de vinos. La región disfruta de un clima mediterráneo con veranos cálidos y secos e inviernos suaves y húmedos.

La producción de vino tiene lugar junto al río Breede, en terrazas fluviales a lo largo del fondo del valle y en las laderas superior e inferior de las montañas, donde los suelos aluviales varían desde margas hasta depósitos de grava fluvial.

LEER MÁS  Vino típico de la región de Hermanus

A pesar de la proximidad de muchos viñedos al río Breede, los vinicultores de esta zona se inclinan cada vez más por el cultivo sostenible, sin regadío, y la producción de lotes de vino más pequeños y centrados en el terruño, para deleite de los enófilos que buscan cosechas magníficas que guardar para disfrutarlas en el futuro.

La hospitalidad de los Boland es legendaria, y no es casualidad que el término soetes (dulces) se aplique por igual a los aclamados vinos dulces y generosos naturales de la zona y a los miembros de la ruta del vino que están realmente encantados de recibirle.

Buenas anfitrionas y buenas guardianas de su pintoresco valle, cada vez son más las bodegas de Breedekloof concienciadas con el medio ambiente que colaboran con organizaciones como Biodiversity Wine Initiative, Cape Nature Conservation y Cape Leopard Trust para salvaguardar la biodiversidad y belleza del valle del río Breede.

Vino del valle del río Breede

Una de mis regiones favoritas para los vinos tintos de calidad es Languedoc, situada en el suroeste de Francia. En los últimos 20 años han ocurrido muchas cosas en esta región bañada por el sol. Si bien el énfasis en la cantidad por encima de la calidad hizo que la reputación de la región se resintiera a finales de los 90 y principios de los 2000, el aumento de la competencia internacional, junto con un cambio general en el gusto de los consumidores de vino, está obligando a los vinicultores a volver a centrar su atención en lo que es importante: la calidad.

Languedoc es una subregión relativamente reciente (2007) de Languedoc-Rosellón, una de las regiones vinícolas más extensas y diversas de Francia, que se extiende desde la frontera española hacia el noreste por la costa mediterránea hasta Montpellier. Aunque «Languedoc» abarca la misma zona que «Languedoc-Rosellón», la nueva denominación sólo admite vinos tintos, blancos y rosados, nada de burbujas ni vinos de postre. La gran variedad de uvas que se cultivan aquí, así como los diferentes subsuelos y microclimas, hacen difícil hacer afirmaciones generales sobre los vinos de esta región. Sin embargo, la mayoría de los viñedos comparten un clima cálido, a menudo caluroso, con escasas precipitaciones, condiciones ideales para el cultivo de la mayoría de las uvas. Las reseñas de las dos próximas semanas se centrarán en los vinos locales de Languedoc, ambos deliciosos y a buen precio.

LEER MÁS  Vino típico de la región de Constantia

Región vinícola de Sudáfrica

La historia del vino sudafricano se remonta a 1659, con la primera botella producida en Ciudad del Cabo por su fundador y gobernador Jan van Riebeeck. El acceso a los mercados internacionales propició nuevas inversiones en el mercado vinícola sudafricano. La producción se concentra en torno a Ciudad del Cabo, con importantes viñedos y centros de producción en Constantia, Paarl, Stellenbosch y Worcester. Existen unas 60 denominaciones dentro del sistema de Vinos de Origen (WO), implantado en 1973 con una jerarquía de regiones, distritos y barrios de producción designados. Los vinos de la DO sólo pueden contener uvas de la zona de origen específica. Los vinos de «viñedo único» deben proceder de una zona delimitada de menos de 6 hectáreas. Un «vino de finca» puede proceder de fincas adyacentes si se cultivan juntas y el vino se produce in situ. Un «ward» es una zona con un tipo de suelo o clima distintivo y equivale aproximadamente a una denominación de origen europea[1].

Las raíces de la industria vitivinícola sudafricana se remontan a las exploraciones de la Compañía Holandesa de las Indias Orientales, que estableció una estación de abastecimiento en la actual Ciudad del Cabo. Un cirujano holandés, Jan van Riebeeck, recibió el encargo de dirigir la estación y plantar viñedos para producir vinos y uvas. Con ello se pretendía evitar el escorbuto entre los marineros durante sus viajes por la ruta de las especias hacia la India y Oriente. La primera cosecha se realizó el 2 de febrero de 1659 (según consta en el diario de Van Riebeeck), siete años después del desembarco en 1652[2][3] El hombre que sucedió a Van Riebeeck como gobernador del Cabo de Buena Esperanza, Simon van der Stel, intentó mejorar la calidad de la viticultura en la región. En 1685, compró una gran finca de 750 hectáreas (1.900 acres) en las afueras de Ciudad del Cabo, estableciendo la finca vinícola de Constantia. Tras la muerte de Van der Stel, la finca cayó en el abandono, pero en 1778 fue adquirida por Hendrik Cloete[4].

LEER MÁS  Vino típico de la región de Elgin

Related posts

Vino típico de la región de Tulbagh

Ramón

Vino típico de la región de Constantia

Ramón

Vino típico de la región de Hermanus

Ramón
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad