Merlot
clarificacion

Cómo hacer que el vino se vea más limpio

¿Cuál es el mejor desinfectante para la vinificación?

Los cepillos y las perlas son las dos herramientas más importantes. Los cepillos para limpiar decantadores están hechos de espuma flexible. Esto les permite limpiar fácilmente la amplia base de un decantador, por lo que desaconsejamos utilizar un cepillo rígido. Las perlas de limpieza de decantadores son pequeñas bolas de acero inoxidable que se hacen girar en el decantador para liberar las manchas.

Seque el exterior del decantador con toallas limpias y sin pelusas, como las de saco de harina o las de microfibra, mientras aún esté caliente después de lavarlo. Los paños de cocina afelpados y las toallas de mano son mejores que las toallas de papel baratas (que tienen menos suavidad y, por tanto, menos pelusas) si no dispone de este tipo de toallas.

Antes de colocar el decantador sobre uno de ellos, compruebe que el soporte puede soportar el peso del decantador. El cristal de plomo es una sustancia pesada. Si no dispone de uno, tenga cuidado de no hacer rodar el decantador al darle la vuelta. Si no puede voltearlo completamente, tendrá que girarlo varias veces a lo largo de varios días para que salga toda el agua.

La jarra debe guardarse en un lugar con buena circulación de aire. Los armarios suelen acumular olores (otra razón para «sazonar», o limpiar previamente, el decantador con vino antes de usarlo). Si dispone de una tapa o tapón, asegúrese de utilizarlo para evitar que entre polvo en el decantador.

Cómo esterilizar el equipo de vinificación con lejía

«El estilo pétillant-naturel es emocionante porque… se toma el vino crudo sin terminar, se le pone un corcho y se deja que la naturaleza siga su curso y fermente en la botella», dice Andrew Carriger, Director de Vinos del restaurante Tesse. «La carbonatación queda atrapada, creando un vino espumoso y dejando también en la botella todos esos elementos divertidos, funky y sin filtrar». El resultado son diferencias de una botella a otra, incluso dentro de la misma añada. «Los vinos Pétinallant-naturel no permiten ninguna intervención durante la vinificación», explica Andrew. «El enólogo debe apostar por sus propias habilidades y embotellar un producto inacabado que no ha podido catar ni corregir el rumbo, de ahí su actual seguimiento de culto».

LEER MÁS  Cómo quitar las partículas del vino

¿Más importante que la elección del vino? Beber de forma responsable, por supuesto. No pretendemos fomentar el consumo de alcohol entre los menores de edad, ni entre las mujeres embarazadas, los conductores o los que toman medicamentos que les prohíben hacerlo. Pero si es usted un adulto responsable interesado en elegir bien sus vinos, ¡buen provecho!

Desinfectante para botellas de vino

Lo más probable es que en la próxima cata a la que asista o en la próxima fiesta que organice, alguien (y ese alguien puede ser usted) salpique vino en su conjunto favorito, gotee sobre su alfombra nueva o deje restos de cristal en la mesa del comedor. Y el vino puede dejar una impresión duradera. Al fin y al cabo, contiene pigmentos (antocianinas) y taninos que manchan los tejidos. Por trágico que pueda ser para tu alfombra, por no hablar del vino, hay algunos trucos que puedes utilizar para mitigar el daño. Por desgracia, no puedes salvar el Pinot derramado.

Después de la vergüenza inicial (¿todo el mundo está mirando la gran mancha en mi camisa?) o la irritación (¡cuidado con el cubo de escupir!), lo más probable es que esto sea lo primero en lo que pienses después de que se produzca un derrame. Entonces, ¿qué hay que hacer?

Utiliza una servilleta seca o una toalla de papel para absorber todo el vino que puedas. Sécalo con la toalla, en lugar de frotar, lo que sólo aumentará tu dolor de cabeza al extender el líquido e incrustarlo más profundamente. Actúa con rapidez, ya que si limpias el vino cuando aún está fresco, aumentarás las probabilidades de evitar una mancha permanente.

LEER MÁS  Cómo eliminar los taninos del vino

Desinfectante casero para la vinificación

Para asegurarse de que las cosas van bien y con éxito, es necesario preparar sus suministros de vino y mantener la limpieza en su área de trabajo. Esto significa limpiar y desinfectar correctamente las botellas, las herramientas y el equipo antes y después de cada uso.

Hacer esto no es tan sencillo como usted piensa, ya que un líquido lavavajillas doméstico estándar no va a ser suficiente. Esto dejaría residuos de jabón en las botellas que podrían afectar al sabor del vino fermentado. Aunque la limpieza y la desinfección pueden no ser la parte más emocionante del proceso de elaboración del vino, es importante para garantizar la calidad de su vino casero.

La limpieza y desinfección del material de vinificación es un proceso de dos pasos. El primer paso tiene como objetivo eliminar toda la suciedad y mugre obvia de su equipo, y el segundo elimina todos los gérmenes y bacterias que pueden contaminar su vino fermentado.

Puede utilizar un lavabotellas para sus botellas, que puede acoplar al grifo para una limpieza rápida y sencilla. También hay lavabotellas automáticos que pueden limpiar e higienizar varias botellas en cuestión de minutos. Cuando los enjuagues, utiliza agua fría del grifo y termina con agua caliente. Asegúrese de que el agua caliente no supere los 125 °F o 51 °C; de lo contrario, dañará los equipos o utensilios de plástico.

Related posts

Cómo filtrar el vino caseramente

Ramón

Cómo hacer que el vino tenga menos sabor a barrica

Ramón

Cómo hacer que el vino tenga menos sedimento

Ramón
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad