Merlot
Artículos

Cómo hacer vino con frutas y verduras orgánicas

Cómo hacer vino en casa sin un kit

Parece que cuando pensamos en hacer vino en casa, pensamos en uvas. Entre en su licorería local. Los estantes están llenos de innumerables vinos elaborados con Pinot Noir, Zinfandel, Cabernet y otras uvas notables.

Pero, ¿qué ocurre con los vinos elaborados a partir de frutas distintas de la uva? Desde que la elaboración casera de vino se ha convertido en un hobby, es muy fácil para el aficionado elaborar vinos a partir de frutas frescas de la huerta a precios asequibles.

Y no hay que equiparar estos vinos con el aguardiente de la trastienda. Hoy en día, se pueden hacer tremendos vinos de frutas caseros, vinos de albaricoque que rivalizan con la complejidad de cualquier Chardonnay de 20 dólares, vinos de bayas que van tan bien con costillas como una buena botella de Merlot comprado en la tienda.

La elaboración de vinos de fruta no es más difícil que la de vinos de uva fresca. El proceso básico es el mismo y se tienen en cuenta los mismos aspectos que al preparar el zumo de uva para la vinificación casera.

El zumo de uva es naturalmente adecuado para la elaboración de vino y necesita pocos ajustes antes de la fermentación. En muchas partes del mundo, incluida California, las uvas destinadas a la elaboración de vino contienen suficiente azúcar y son lo bastante bajas en acidez como para producir vinos excelentes sin hacerles mucho más que dejarlas fermentar, pero aun así hay que controlarlas y, a veces, modificarlas ligeramente.

Las mejores hortalizas para hacer vino

Basta con consultar algunos libros antiguos de enología o buscar en Internet para darse cuenta de la cantidad de recetas de vino casero que existen. Y muchísimas de ellas son recetas para elaborar vino a partir de frutas y flores. Todas las instrucciones difieren ligeramente según la receta. Sin embargo, los principios suelen ser los mismos.

LEER MÁS  Cómo hacer vino con frutas y verduras de agricultura biodinámica

La siguiente guía general le dará una idea de lo que hay que hacer si le apetece elaborar su propio vino desde cero este año y nunca lo ha hecho antes. Por cierto, si es la primera vez que va a elaborar vino a partir de uvas de su jardín, consulte nuestro artículo al respecto.

La razón por la que los clientes empiezan a hacer vino en casa suele ser el coste. Una vez que haya invertido en el equipo como un kit de inicio (que también está muy bien de precio, los costes de puesta en marcha son bajos), se puede estar disfrutando de vino por muy poco. Sobre todo si lo haces a partir de productos forrajeros, que son gratis.

Lo bueno de hacer vino desde cero es que un lote nunca suele salir exactamente igual que el anterior, aunque creas que has seguido la receta al pie de la letra. Quizá se deba a que la cantidad de azúcar de la fruta varía ligeramente, o quizá a la temperatura en el momento de elaborarlo. O puede que las levaduras naturales se comporten de forma ligeramente diferente. Sea cual sea el motivo, elaborar su propio vino es un pasatiempo agradable y satisfactorio. Además, lleva menos tiempo del que se piensa. ¿Qué hay que hacer?

Fermentación del vino de frutas

Todo lo que se necesita para elaborar vinos maravillosos es un equipo básico, una cosecha de frutas o bayas y paciencia. Los mismos principios ancestrales de fermentación que hacen el vino también producen el hidromiel -hecho con miel en lugar de azúcar- y la sidra.

LEER MÁS  ¿Qué una barrica?

Existen recetas del Viejo Mundo para elaborar vinos e hidromieles con otras plantas, como cebollas, tomates, patatas e incluso hojas tiernas de nogal. Prácticamente todo lo que crece en el jardín puede convertirse en vino.

¿Cómo empezar? En primer lugar, cultive fruta de calidad. Los viveros de alta calidad producen fruta de alta calidad. Las hortalizas, las hierbas e incluso las rosas pueden dar una cosecha de algo útil el primer año; las plantas de bayas tardan un poco más, y las manzanas y otros árboles frutales pueden requerir de tres a cinco años.

Una vez que los cultivos estén en marcha, puedes dedicarte a la viticultura siguiendo la temporada de cosecha: primero con cultivos tempranos como fresas, ruibarbo y arándanos; después con cultivos de media estación como cerezas, melocotones y ciruelas; por último con cultivos de otoño como manzanas, peras y membrillos.

Es importante recolectar la fruta en su punto óptimo de maduración; una fruta demasiado madura puede tener sabores «extraños» y causar problemas de fermentación. No utilice fruta magullada para la vinificación y tenga especial cuidado al manipular bayas tiernas.

Elaboración del vino para principiantes pdf

PromoAbrir menúEstilo de vidaLa diferencia entre el vino ecológico y el no ecológicoA pesar de la popularidad del término «ecológico», los alimentos ecológicos representan menos del 4% de las ventas en EE.UU. ¿Qué se puede hacer para ser más ecológico? Bueno, parece razonable que los vinos ecológicos sean una gran elección. Curiosamente, el vino ecológico no es tan popular en Estados Unidos.

Muy sencillo, los vinos ecológicos se producen con uvas cultivadas ecológicamente. Para tener uvas de cultivo ecológico, el viticultor debe aplicar una serie de prácticas totalmente diferentes para mantener sus viñas.

LEER MÁS  Vino tinto dulce

Por cierto, ecológico no implica que el vino no tenga aditivos. De hecho, existe una lista de aditivos, como la levadura, la clara de huevo y las enzimas animales (como el cuajo del queso), que están permitidos en los vinos ecológicos. Ser ecológico no significa necesariamente que un vino sea vegano.

El dilema de los vinos ecológicos (y lo que los diferencia de otros alimentos ecológicos) es la importancia del dióxido de azufre (SO2) en el proceso de elaboración del vino. Quizás haya visto muchos más vinos ecológicos europeos (llamados «bio») y esto se debe a que Europa tiene una definición diferente de ecológico:

Related posts

Cómo añadir vino a una receta de cocina

Ramón

Cómo maridar vino y comida

Ramón

Vino rosado dulce y floral de la región de Valencia

Ramón
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad