Merlot
Artículos

Vino de diferentes métodos de producción y conservación

Notas sobre la producción de vino

Es el proceso, también conocido como vinificación, con todos los procedimientos, técnicas y medidas en el viñedo y la bodega para producir vino a partir de la uva. Se cultivaban variedades de uva y se producía vino hace al menos 6.000, si no 8.000 años, como demuestran los restos vegetales hallados en Asia Menor y numerosas vasijas y artefactos vitivinícolas antiguos procedentes de muchas regiones. Transcaucasia y las avanzadas civilizaciones de Mesopotamia se consideran la cuna de la cultura del vino. Sin embargo, según las últimas investigaciones, se cree que los orígenes se sitúan en la vecina Anatolia turca del sudeste, cerca de la montaña bíblica de Ararat. Sin embargo, el origen de la viticultura europea se sitúa principalmente en la antigua Grecia y en la isla de Creta. Por supuesto, en aquella época se realizaba con métodos bastante primitivos. Este conjunto de temas se describe bajo las palabras clave Vinos antiguos, Variedades de uva antiguas, así como el desarrollo del «bien cultural vino» bajo Cultura de la bebida.

Producción industrial de vino

La presente invención es un vino de plátano y su proceso de producción. En concreto, el proceso de producción incluye la esterilización del plátano, la maduración, el pelado, la elaboración de papilla, la adición de levadura para la fermentación a 15-40 grados centígrados, la separación del líquido, la reducción del grado de acidez, la clarificación, el envejecimiento, la mezcla y el embotellado del zumo de plátano tipo vino de plátano, y la pulpa separada se destila para obtener licor fuerte. Este sencillo proceso tecnológico permite elaborar un sabroso vino de plátano a bajo coste y sin consumir cereales.

LEER MÁS  Vino blanco

Aunque se cree que el vino de plátano es la bebida de baja fermentación del caso típico de estilo, sabor cómodo, también es el método fabuloso para la preservación de plátano Jugo normal, puede mantener más eficazmente el sabor local y la nutrición de jugo de fruta, pero hasta el presente, esta clase producto ideal no está dispuesto en el mercado todavía, y la razón es que la pulpa de plátano contiene más sustancia pectina, y la viscosidad de la pulpa es grande, ser difícil para obtener jugo, ser difícil de fermentar la elaboración del vino.

Conservantes del vino

Los conservantes del vino se utilizan para preservar la calidad y la vida útil del vino embotellado sin afectar a su sabor. En concreto, se utilizan para evitar la oxidación y el deterioro bacteriano mediante la inhibición de la actividad microbiana[1].

El vino contiene conservantes naturales como el tanino, el azúcar y el alcohol,[2] y puede conservarse mediante métodos de conservación físicos, como el almacenamiento a una temperatura adecuada[3]. Sin embargo, el crecimiento bacteriano sigue siendo posible, por lo que se añaden conservantes químicos a la mayoría de los vinos[1][4] Entre los conservantes químicos típicos se incluyen el dióxido de azufre y sus productos químicos relacionados, como los sulfitos[2].

A pesar del alcohol del vino, es posible el crecimiento de bacterias, incluso cuando está completamente fermentado[2]. El vino se elabora a partir de la fermentación del zumo de uva, que contiene azúcar[4]. Durante el proceso de fermentación, la levadura convierte el azúcar en alcohol[5]. [5] Si la fermentación no es completa, el vino contendrá azúcar residual. El azúcar actúa como nutriente necesario para el crecimiento de bacterias, que pueden deteriorar el vino o incluso convertirlo en vinagre de uva[5] Dado que el contenido de alcohol del vino es relativamente bajo, el alcohol no puede inhibir completamente la proliferación de bacterias. Un almacenamiento inadecuado a largo plazo puede acelerar el deterioro[4].

LEER MÁS  Cómo servir vino tinto a la temperatura correcta

Producción de vino

Los conservantes del vino se utilizan para preservar la calidad y la vida útil del vino embotellado sin afectar a su sabor. En concreto, se utilizan para evitar la oxidación y el deterioro bacteriano mediante la inhibición de la actividad microbiana[1].

El vino contiene conservantes naturales como el tanino, el azúcar y el alcohol,[2] y puede conservarse mediante métodos de conservación físicos, como el almacenamiento a una temperatura adecuada[3]. Sin embargo, el crecimiento bacteriano sigue siendo posible, por lo que se añaden conservantes químicos a la mayoría de los vinos[1][4] Entre los conservantes químicos típicos se incluyen el dióxido de azufre y sus productos químicos relacionados, como los sulfitos[2].

A pesar del alcohol del vino, es posible el crecimiento de bacterias, incluso cuando está completamente fermentado[2]. El vino se elabora a partir de la fermentación del zumo de uva, que contiene azúcar[4]. Durante el proceso de fermentación, la levadura convierte el azúcar en alcohol[5]. [5] Si la fermentación no es completa, el vino contendrá azúcar residual. El azúcar actúa como nutriente necesario para el crecimiento de bacterias, que pueden deteriorar el vino o incluso convertirlo en vinagre de uva[5] Dado que el contenido de alcohol del vino es relativamente bajo, el alcohol no puede inhibir completamente la proliferación de bacterias. Un almacenamiento inadecuado a largo plazo puede acelerar el deterioro[4].

Related posts

Cata de vino por épocas y ocasiones

Ramón

Cómo almacenar vinos correctamente

Ramón

Diferencias entre vinos típicos de la región de Napa y Sonoma

Ramón
Esta web utiliza cookies propias y de terceros para su correcto funcionamiento y para fines analíticos y para fines de afiliación y para mostrarte publicidad relacionada con sus preferencias en base a un perfil elaborado a partir de tus hábitos de navegación. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad